Educando en Valores

Volver a Educando para la convivencia

     Somos conscientes de la importancia que la convivencia entre el alumnado y también entre los diferentes sectores de la comunidad educativa ha ido adquiriendo en nuestra sociedad, por ello nosotros siempre hemos querido mejorar en nuestro centro esta convivencia.

    Si bien las normas y el reglamento de régimen interno de los centros son importantes para mejorar esta convivencia, no lo es menos el trabajo de las Habilidades Sociales y de los Valores, por ello ocupan un puesto relevante en nuestra programación y quehacer diarios.

Objetivos

Díptico

Carteles

Valores

Habilidades

Objetivos

Los objetivos fundamentales que nos planteamos son:

Carteles

    Para cada una de las Habilidades Sociales que trabajamos realizamos un Cartel que durante todo el periodo que dedicamos a ella los alumnos pueden ver al subir y al bajar de clase, es un estimulo visual que consideramos refuerza dicha habilidad

Díptico

    Consideramos fundamental la elaboración de un díptico por cada una de las Habilidades Sociales, en el cual destacamos los objetivos que pretendemos. Este díptico se reparte entre las familias y proporciona unas pautas de actuación por parte de las familias que refuercen la labor iniciada en el centro.

 

Importancia del saludo

         Es muy importante saludar. Los niños y las niñas que saludan amablemente, se hacen  agradables a los demás. Por eso cuando vemos a alguien que conocemos, debemos saludarle o contestar a su saludo.

Para saludar a otras personas lo que hay que hacer es:

 

 

1. Acercarse a la otra persona. Mirarle a la cara y a los ojos. Sonreír ( es signo de agrado y de acogida)


2. Decir expresiones de saludo: Hola, buenos días. ¿Qué tal estás, María? ¡Hola José! ¿Cómo te va, Elena? Buenas tarde. Buenas noches. Hasta luego. Hasta mañana….
 

3. Utilizar gestos y expresiones de saludo: dar la mano, dar una palmada, un beso, un abrazo, un movimiento de la cabeza…
 

 4. Mostrar mediante palabras, gestos y sonrisa, la emoción y el sentimiento que te produce el encontrar a esa persona (si es un sentimiento positivo): ¡Cuánto me alegro de verte!, ¡Qué guapo estás!


5. Decir frases para continuar, si queremos seguir, o de despedida, si queremos terminar: ¿Puedes quedarte un rato..? Me alegro de verte, pero ahora me tengo que ir…

Ejemplos sugeridos para practicar
 


• Al despertar saludo a mi familia.

 

 

• Cuando salgo de casa para ir  al colegio me despido de mi familia.

 

 

• Si me encuentro a algún vecino por la escalera le saludo.

 

 

• Si me cruzo por la calle con alguien que conozco, le saludo.


• Cuando llego al colegio saludo a los profesores, a los monitores y a los compañeros y cuando me marcho me despido de todos ellos.
 

• Cuando salgo al servicio, me encuentro en el pasillo con la profesora de la clase de al lado,  le saludo.

 

 

• Al llegar a casa saludo a  mi familia.
 

• Cuando salgo al parque o a la calle saludo a las personas que conozco y me despido de ellas cuando regreso a casa .
 

• Si entro en el centro de salud para ir al médico, digo buenos días o buenas tardes a las personas que están esperando en la sala.

 

 

• Al acostarme me despido de mi familia.

 

 

Habilidades

El Saludo

    Durante este curso estamos dando especial importancia al Saludo, es la primera habilidad que consideramos necesario desarrollar, ya que nuestro alumnado no tenía el hábito del saludo. Es una rutina que trabajamos desde los primeros cursos de Educación Infantil hasta 6º Curso.

 

COLEGIO PÚBLICO    “GUMERSINDO DE AZCÁRATE”

 

PROGRAMA PARA EL DESARROLLO de

HABILIDADES SOCIALES

 

                                          Cortesía y amabilidad

 

Curso Escolar 2005/06

 

Importancia de ser cortés y educado

 

Es muy importante ser cortés y educado cuando nos relacionamos con otras personas porque nos hacemos agradables y la gente nos quiere más.

 

Somos corteses y amables cuando:

 

Para comportarse con cortesía y amabilidad hay que:

  1. Mirar a la otra persona cuando nos habla y le hablamos.
  1. Decir una frase o expresión adecuada para cada caso: gracias, por favor, disculpe, lo siento, perdón…
  1. Acompañar lo que decimos con gestos apropiados: sonrisa, gestos con las manos, tono de voz, posturas…

 

Ejemplos sugeridos para practicar