Plan de Convivencia

INICIO

 

 

INTRODUCCIÓN

 

El último término, la solución de los problemas no consiste en hacer ni

en dejar de hacer, sino en comprender, porque donde hay verdadera

comprensión no hay problemas. (Anthony de Mello)

 

          La mejora de la convivencia en el ámbito escolar es una preocupación que cada día adquiere mayor importancia en la sociedad, más cuando esta convivencia se alterada por situaciones de conflicto cuyos efectos se dejan sentir en todos los miembros de la comunidad educativa.

 

El interés por la convivencia en los centros docentes pone de manifiesto a veces la existencia de alumn@s que presentan determinadas alteraciones del comportamiento, siendo posiblemente uno de los aspectos que suscitan mayor preocupación, dada la importante repercusión que tienen, desde una perspectiva individual, para el propio alumn@ y sus compañeros, y colectiva, al acentuar la conflictividad provocando un deterioro de la convivencia en el centro.

           

El interés por la convivencia en los centros docentes ha transcendido desde la comunidad educativa hasta plantear su tratamiento en instituciones como el Senado o el Defensor del Pueblo, que han elaborado diversos documentos sobre el tema destacando, de entre ellos, el Informe sobre Violencia Escolar elaborado por el Defensor del Pueblo en colaboración con UNICEF, y llevado a cabo, a raíz de la petición de la Comisión Mixta Congreso-Senado del Parlamento español a la Oficina del Defensor.

Asimismo por iniciativa del Consejo de Europa, jóvenes de diferentes países europeos han elaborado los "Estatutos Europeos para los centros Educativos Democráticos sin Violencia", basados en los valores y principios fundamentales compartidos por todos los europeos, en concreto aquellos valores y principios incluidos en la "Convención del Consejo de Europa para la Protección de los Derechos Humanos y Libertades Fundamentales". En ellas, se recomienda que "los centros educativos de toda Europa consideren estos Estatutos como modelo fundamental para promover la consecución de una educación democrática sin violencia".

 

En el ámbito normativo, la Ley Orgánica 10/2002, de 23 de diciembre, de Calidad de la Educación, formula en su Título Preliminar los principios básicos que fundamentan las medidas en ella contenidas para elevar la calidad de la educación entendiendo que todas se sustentan tanto en el reconocimiento de los derechos y deberes que asisten a los alumn@s y a los padres, como en la garantía de las condiciones básicas de igualdad en el ejercicio del derecho a la educación.

Esta Ley, modificada por la disposición adicional quinta de la Ley Orgánica 1/2004, de 28 de diciembre, de Medidas de Protección Integral contra la Violencia de Género, establece en su artículo 1 (letras n y ñ, respectivamente), como principios de calidad del sistema educativo "la formación en el respeto de los derechos y deberes fundamentales, de la igualdad entre hombres y mujeres y en el ejercicio de la tolerancia y de la libertad dentro de los principios democráticos de convivencia" y "la formación para la prevención de los conflictos  y para la resolución pacífica de los mismos y no violencia en todos los ámbitos de la vida personal, familiar y social" y en su artículo 2 que el alumn@ tiene el derecho básico "a que se respeten su integridad y su dignidad personales y a la protección contra toda agresión física o moral" y que tiene el deber de respetar las normas de organización, convivencia y disciplina del centro educativo.

A estos efectos el Real Decreto 82/1996, de 26 de enero, por el que se aprueba el Reglamento Orgánico de las Escuelas de Educación Infantil y de los Colegios de Educación Primaria, asigna y distribuye las funciones o competencias relacionadas directamente con la convivencia en un centro educativo, mereciendo especial relevancia en este caso las encomendadas a la Comisión de Convivencia del Consejo Escolar del Centro.

Por otro lado, y en atención a la disposición adicional tercera, relativa a la convivencia en los centros, de la Orden EDC/3387/2003, de 27 de noviembre, por la que se modifica y amplía la Orden de 29 de junio de 1994, por la que se aprueban las Instrucciones que regulan la Organización y Funcionamiento de las Escuelas de Educación Infantil y de los Colegios de Educación primaria, modificada por la Orden de 29 de febrero de 1996, y de acuerdo a lo dispuesto en el artículo 79.h de la ley Orgánica 10/2002, de 23 de diciembre, de Calidad de la Educación, con el fin de favorecer la convivencia en el centro, corresponde al director resolver los conflictos e imponer todas las medidas disciplinarias que correspondan a los alumn@s, de acuerdo con la normativa vigente y en cumplimento de los criterios fijados en el Reglamento de Régimen Interior del centro, señalando que a tal fin, se promoverá la agilización de los procedimientos para la resolución de los conflictos en el centro.

Asimismo, el real Decreto 732/1995, de 5 de mayo, por el que se establece los derechos y deberes de los alumn@s y normas de convivencia en los centros, determina en su artículo 12 punto 3, que los centros desarrollarán las iniciativas que eviten la discriminación de los alumn@s, pondrán especial atención en el respeto a las normas de convivencia y establecerán planes de acción positiva para garantizar la plena integración de todos los alumn@s del centro.

Este nivel de sensibilidad obliga a perfeccionar e incrementar las actuaciones existentes y el nivel de prevención, detección y ayuda a los centros. Por ello es imprescindible que estos dispongan de los recursos y estrategias necesarias, así como de los mecanismos de coordinación precisos, tanto internos como externos, en general, y al acoso e intimidación entre iguales, en particular.

 

Tomando como base lo expuesto anteriormente y dando cumplimiento a la Resolución de 31 de enero de 2005, de la Dirección General de planificación y Ordenación educativa, por la que se desarrollan determinados aspectos de la Orden EDU/52/2005, de 26 de enero, relativa al fomento de la Convivencia en los centros docentes de Castilla y León, el equipo Directivo del CP  "Ribas del Sil" de Palacios del Sil (León) presenta el Proyecto del presente Plan de Convivencia a la Comisión de Coordinación Pedagógica para que sea estudiado por el Claustro y se presenten las enmiendas que completen su elaboración; el Consejo Escolar, previamente informado, introducirá las enmiendas oportunas y lo aprobará durante el curso 2004/2005.

 

Cumplido este trámite el Plan de Convivencia aprobado será incorporado a la Programación General Anual y desarrollado e implantado a partir del curso 2005/2006.

           

            En este sentido, la realidad de los centros docentes pone de manifiesto la existencia de alumnos que presentan determinadas alteraciones del comportamiento, siendo posiblemente uno de los aspectos que suscitan mayor preocupación, dada la importante repercusión que tienen, desde una perspectiva individual, para el propio alumno y sus compañeros, y colectiva, al acentuar la conflictividad provocando un deterioro de la convivencia en el centro.

           

            El Plan de Convivencia surge a partir de la inquietud por intentar buscar de forma colectiva acciones de mejora en la convivencia que hagan del centro un espacio de participación y de relación respetuosa con todos y entre todos. El objetivo último será construir entre tod@s una cultura de centro basada en el aprendizaje de y para la convivencia.

 

Si consideramos que a convivir también se aprende, el objetivo fundamental será generar unas buenas prácticas de convivencia, a partir del establecimiento de unas normas de convivencia elaboradas entre tod@s.

 

Cualquier medida que se tome, si no cuenta con el compromiso y la participación de todos los sectores de la comunidad, tiene una validez muy puntual. Si lo que se pretende es promover cambios de actitud y comportamientos, hasta que llegue a convertirse de forma de estar y de actuar en el centro, es imprescindible que todos los miembros de la comunidad se impliquen en este compromiso de mejora.

 

Educar para la convivencia no requiere el uso de estrategias muy diferentes de las empleadas para el aprendizaje de otros contenidos. Los niñ@s aprenden haciendo; Al igual que ocurre con la escritura o con las matemáticas, nadie puede pretender que en una sesión de trabajo se adquieran las habilidades necesarias para la convivencia. Ello requiere el esfuerzo, constancia y planificación adecuada.

 

El tema de la educación para la convivencia en  el centro escolar se abordará desde un punto de vista curricular, puesto que entendemos que es un contenido o grupo de contenidos de tipo actitudinal, y como tal debe estar incluido en el currículo escolar.

Pero, ¿cómo enseñar a los alumnos a ser tolerantes, a ser críticos, a respetar a los demás, a cumplir las normas, a ser democráticos, a ser dialogantes, etc? Es necesario enseñarlos de una manera vivenciada, creando el clima de aula y centro adecuado para que el alumnado pueda experimentar y sentir por sí mismo aquellas situaciones que les permitan avanzar en la construcción de su personalidad.

 


 

CONTENIDOS DEL PLAN

 

RESOLUCIÓN 31 de enero del 2005-04-19

 

1.- El centro docente: características y entorno.

Análisis de:

·  Las características del centro en cuanto a ubicación, alumnado, equipo docente, espacios,...

·  La situación actual de la convivencia en el centro. Identificación y análisis de: 

§         qué se considera conflicto por parte del profesorado, del alumnado y de las familias,

§         qué tipos de conflictos son los más frecuentes;

§         cuáles son sus causas,

§         quién está implicado en ellos,

§         de qué forma inciden en el ambiente del centro,...

·  Las respuestas del centro en estas situaciones. Implicación del profesorado, alumnado y familias.

·  Relación con las familias y la comunidad.. Forma y grado de apertura a la comunidad educativa, barrio, zona.

·  Experiencias y trabajos previos realizados en relación, directa o indirecta con la convivencia en el centro  (experiencias y planes de mejora,...)

·  Necesidades de formación y recursos.

 

2.- Objetivos a conseguir y actitudes que pretende favorecer el desarrollo del Plan

 

3.- Actividades previstas para la consecución de los objetivos señalados:

 

· Persona o personas responsables de las mismas.

· Recursos necesarios

· Metodología y procesos de desarrollo de las actividades.

· Espacios físicos y temporalización.

 

4.- Procedimientos de actuación a los que se refiere el artículo 3 de la Orden EDU/52/20005, de 26 de enero.

 

5.- Mecanismos para la difusión seguimiento y evaluación del Plan.


 

 

1.- EL CENTRO DOCENTE: CARACTERÍSTICAS Y ENTORNO

 

Análisis de:

-          Las características del centro (ubicación, alumnado, equipo

docente, espacios,... )

 

Las características del centro en cuanto a su ubicación, alumnado, equipo docente, espacios, etc., están expuestas en los documentos correspondientes del Centro.

 

 

-          La situación actual de la convivencia en el centro.

 

El enfoque de la convivencia en el centro tiene una visión constructiva y positiva. Las actuaciones van encaminadas al desarrollo de comportamientos adecuados para convivir mejor y resolver conflictos, a través de la participación, buenos cauces de comunicación y la prevención de problemas de conducta.

En la actualidad, el clima de convivencia en el centro es bueno. No se observan serios problemas, apareciendo algún conflicto esporádico, que se resuelve fundamentalmente con el diálogo y con alguna medida disciplinaria de carácter menor (quedarse sin recreo,...)

 

-          Las respuestas del centro en estas situaciones. Implicación del profesorado, alumnado y familias.

 

 

La respuesta educativa del equipo directivo y el profesorado en el centro es la de promover la actitud de participación del alumnado  a través de los cauces de diálogo, respeto y comunicación para solucionar cualquier conflicto y la necesidad de potenciar la mejora de la convivencia a través de la adquisición de habilidades de enfrentamiento a los conflictos.

 

-          Relación con las familias y la comunidad (Forma y grado de apertura a la comunidad educativa, barrio, zona.)

 

La relación con las familias es buena, con reuniones de información y coordinación de carácter global y particular en las horas fijadas en la programación. Es relevante la actuación de los tutores en la coordinación con las familias.

Las situaciones particulares que afectan a la convivencia y resolución de conflictos en el centro suele ser comentada con la familia si procede algún tipo de intervención o información de la conducta.

 

-          Experiencias y trabajos previos realizados en relación, directa o indirecta con la convivencia en el centro  (experiencias y planes de mejora,...)

 

Las experiencias que se han desarrollado este curso en el centro para favorecer la convivencia las podemos resumir en lo siguiente:

-  Debate y discusión sobre la Normativa del centro sobre convivencia en las aulas. Esto se hace al principio de curso en la hora de tutoría.

-  Potenciar habilidades de comunicación en el alumnado para la mejora de la convivencia del centro.

-  Fomentar la tolerancia, la aceptación de la diversidad y la resolución de conflictos de forma pacífica.

-  Sensibilizar contra el maltrato entre iguales (bullyng).

 

 

-          Necesidades de formación y recursos.

 

La formación sobre la convivencia y resolución de conflictos es imprescindible para mejorar las pautas de actuación que potencien un clima favorable en el centro. Es necesaria una formación específica para atender situaciones relacionadas con la convivencia y la conflictividad.

Se hace necesario introducir la formación permanente del profesorado en el complejo mundo de las relaciones interpersonales en el centro: habilidades sociales, resolución de conflictos, estrategias para fomentar la participación, intervención ante problemas de conducta, violencia en las aulas, maltrato entre compañeros, etc.

        

 

2.- OBJETIVOS A CONSEGUIR Y ACTITUDES

QUE PRETENDE FAVORECER EL DESARROLLO DEL PLAN

 

         Si consideramos que a convivir también se aprende, el objetivo fundamental será generar unas buenas prácticas de convivencia, a partir de unas normas de convivencia elaboradas entre todos.

         Cualquier medida que se tome, si no cuenta con el compromiso y la participación de todos los sectores de la comunidad, tiene una validez muy puntual. Si lo que se pretende es promover cambios de actitud y comportamientos, hasta que llegue a convertirse en forma de estar y de actuar en el centro, es imprescindible que todos los miembros de la comunidad se impliquen en este compromiso de mejora.

         Educar para la convivencia no requiere el uso de estrategias muy diferentes de las empleadas para el aprendizaje de otros contenidos. Los niños aprenden haciendo: al igual que ocurre con la escritura o con las matemáticas, nadie puede pretender que en una sesión de trabajo se adquieran las habilidades necesarias para la convivencia. Ello requiere el esfuerzo, constancia y planificación adecuada.

         El tema de la educación para la convivencia en el centro escolar se abordará desde un punto de vista curricular, puesto que entendemos que es un contenido o grupo de contenidos de tipo actitudinal, y como tal debe estar incluido en el currículo escolar.

Pero, ¿cómo enseñar a los alumnos a ser tolerantes, a ser críticos, a respetar a los demás, a cumplir normas, a ser democráticos, a ser dialogantes, etc? Es necesario enseñarlos de una manera vivenciada, creando el clima de aula y centro adecuado para que el alumnado pueda experimentar y sentir por sí mismo aquellas situaciones que les permitan avanzar en la construcción de su personalidad.

         Este Plan de Convivencia tiene como objetivo promover y desarrollar las actuaciones relativas al fomento de la convivencia en nuestro centro escolar, sin perjuicio de lo previsto en el Real Decreto 732/1995, de 5 de mayo, por el que se establecen los derechos y deberes de los alumnos y las normas de convivencia de los centros.

         El fomento de la convivencia en el centro docente se centrará en el adecuado desarrollo de las relaciones entre los componentes de la comunidad educativa.

  

         El centro, en el marco del fomento de la convivencia, deberá tener prevista la atención de aquellos alumnos que presenten alteraciones del comportamiento, entendidas éstas como un proceso en el que un alumno no se ajusta adecuadamente a las normas de convivencia del centro, repercutiendo este hecho en su vida emocional, académica y en el propio centro escolar.

 

Para desarrollar este plan de convivencia nos hemos basado en los siguientes principios u objetivos generales

  • En materia de convivencia y disciplina, el profesorado y el personal no docente están sometidos a la correspondiente normativa, tanto en el Real Decreto 33/1986, la Orden 52/2005 relativa a la convivencia de los centros de Castilla y León como en el Convenio Colectivo del Personal Laboral. Por su parte, los alumnos están obligados al cumplimiento de lo dispuesto en el Real Decreto 732/1995.

 

  • Consideramos los aspectos de convivencia como contenidos a desarrollar y parte de la formación del alumnado. Se debe tener en cuenta la convivencia y la participación como parte del aprendizaje.

 

  • Consideramos la convivencia, no como mera aplicación de medidas disciplinarias, sino como un fin educativo a trabajar. La convivencia es un objetivo formativo en si mismo y fundamental de todo proceso educativo. Para conseguir una convivencia en el centro y para lograr un clima participativo y democrático es necesario potenciar estas conductas.

 

  • El conflicto es inherente a la vida en común de las personas. La labor educativa estará en la búsqueda de alguna solución al conflicto de forma democrática, dialogada y pacífica, manteniendo una cierta armonía en las relaciones entre las personas.

 

  • Aunque haya una buena gestión global de la convivencia, los problemas aparecerán, porque son propios de cualquier sistema de relaciones humanas, pero la prevención contribuye a reducirlos. Cuando sea necesaria una corrección o sanción tendrá un propósito formativo, de modo que se garantice tanto el buen funcionamiento general como la socialización ordenada y autónoma del individuo cuya conducta requiera la aplicación de medidas disciplinarias. La disciplina debe favorecer objetivos educativos estimulando cambios cognitivos, emocionales y conductuales.

 

  • Las actitudes a desarrollar y la organización del centro en materia de convivencia deberán basarse en las siguientes Normas de convivencia del centro:
    • Asistir a clase
    • Llegar con puntualidad.
    • Seguir las orientaciones del profesorado respecto a su aprendizaje y mostrarle el debido respeto y consideración.
    • Tratar con respeto y consideración a todos los miembros de la comunidad educativa.
    • Estudiar con aprovechamiento, así como respetar el derecho al estudio de los compañeros.
    • Respetar la dignidad, integridad, intimidad, ideas y creencias de todos los miembros de la comunidad educativa.
    • No discriminar a ningún miembro de la comunidad escolar
    • Cuidar y utilizar correctamente los bienes e instalaciones del centro
    • Respetar las pertenencias de los demás miembros de la comunidad educativa.
    • Participar en la vida y funcionamiento del centro.
    • Aprender habilidades pacíficas y no violentas en la resolución de conflictos.

 

3.- ACTIVIDADES PREVISTAS

 

      Con carácter general se intentará realizar en a curso escolar las siguientes actividades, sin excluir otras relacionadas con estos aspectos que quedarán descritas en la Programación general Anual (PGA) de ese curso escolar.

 

1.- Actividad: debate y discusión al principio de curso sobre el Plan de convivencia y la Normas de Convivencia con los padres y alumnos. Consensuar con el alumnado las normas de funcionamiento de la clase.

- Responsable: Equipo Directivo, tutor y colaboración del EOEP (Equipo de Orientación Educativa y Psicopedagógica)

- Recursos: Material impreso concretando lo más esencial del Plan y de las Normas de Convivencia. NORMAS DE CLASE (Programa de la revista Aula)

- Metodología: Charla y debate con los padres. Activa y participativa.

- Espacios físicos: Sala de Usos Múltiples y Aula de Tutoría.

- Temporalización: Durante el primer trimestre .

 

2.- Actividad: Difusión y debate de los “Estatutos Europeos para los centros educativos democráticos sin violencia”.

- Responsable: Tutor y colaboración del Departamento de Orientación.

- Recursos: Anexo 1 de la Orden relativa al fomento de la convivencia en los centros de Castilla y León.

- Metodología: Charla y debate con los alumnos

- Espacios físicos: Aula de tutoría.

- Temporalización: Durante el primer trimestre se dedicará una sesión de tutoría con los alumnn@s.

 

3.- Actividad: Se abordará a lo largo del curso cualquier incidencia puntual que altere la convivencia con el alumnado implicado y su familia, si procede.

- Responsable: Equipo Directivo, tutor y colaboración del Departamento de Orientación.

- Recursos: Resolución del conflicto de forma dialogada y, en su caso, aplicación de las Normas de Convivencia.

- Metodología: Democrática y participativa.

- Espacios físicos: Centro.

- Temporalización: Durante todo el curso.

 

4.- Actividad: Se analizará en tutoría la marcha de la convivencia de la clase cuando sea necesario y, al menos, al final del trimestre para analizarlo en la Evaluación.

- Responsable: Tutor y colaboración del EOEP.

- Recursos: Cuestionario individual y debate de la clase.

- Metodología: participativa y consensuada.

- Espacios físicos: Aula de tutoría y Sala de Profesores.

- Temporalización: una vez al final de cada trimestre en la sesión de tutoría, y en la Evaluación del curso.

 

5.- Actividad: Se tratará cuando el tutor lo considere necesario, cualquier aspecto que afecte a las buenas relaciones y la convivencia de el grupo o parte de él.

- Responsable: Tutor y colaboración del Departamento de Orientación.

- Recursos:

- Metodología: Democrática, consensuada y participativa.

- Espacios físicos: Aula de tutoría.

- Temporalización: Durante todo el curso.

 

6.- Actividad: Fomentar los valores democráticos: la tolerancia, la igualdad, la justicia, la aceptación de la diversidad, la resolución de conflictos de forma pacífica y no violenta, etc.

- Responsable: Tutor y colaboración del Departamento de Orientación.

- Recursos: Formación en las reuniones de tutoría y Material concreto para su aplicación en el aula. Metodología activa y participativa.

- Espacios físicos: Aula de tutoría.

- Temporalización: Al menos, una sesión de tutoría.

 

7.- Actividad: Sensibilización contra el Maltrato entre Iguales (bullyng).

- Responsable: Tutor y colaboración del EOEP

- Recursos: Forma de proceder para evitar que estas situaciones se den en el centro. Formación en las reuniones de tutoría y material para su aplicación en el aula.

- Metodología: Activa y participativa.

- Espacios físicos: Aula de tutoría

- Temporalización: Al menos, una sesión de tutoría.

 

8.- Actividad: Celebración del día 30 de Enero del “Día escolar de la no violencia y la paz”

- Responsable: Tutor y colaboración del EOEP

- Recursos: Actividades que estaquen la importancia de las normas de convivencia y el respeto a las mismas, haciéndolas presentes en la vida ordinaria del centro.

- Metodología: Activa y participativa.

- Espacios físicos: Sala de Usos múltiples y Aula de tutoría.

- Temporalización: Una sesión de tutoría.


 

4.- PROCEDIMIENTOS DE ACTUACIÓN

 

4.1.- Procedimientos generales.

        

Los procedimientos generales de actuación, sin excluir alguna variación propia del centro, para situaciones puntuales donde se observen alteraciones del comportamiento y maltrato entre compañeros, se guiarán fundamentalmente por los Anexos II y III de la Orden de la Consejería de Educación (ORDEN EDU/52/2005) DE 26 de enero, relativa al fomento de la convivencia en los centros docentes de Castilla y León.

 

En concreto nos referimos a los protocolos que adjunta la Orden sobre:

·         ANEXO II: Procedimiento General de Actuación en un centro escolar con alumnos que presenten Alteraciones de Comportamiento (Procedimiento 1 y 2)

·         ANEXO III: Procedimiento Específico de Actuación en un centro escolar en situaciones de  Intimidación y Acoso entre alumnos (Bullyng). (Procedimiento 1, 2 y 3)

 

 

4.2.- Procedimientos específicos

 

Los procedimientos específicos de actuación para mantener una buena convivencia y un clima positivo, se derivan de las Normas de Convivencia del centro.

 

A.- Serán conductas contrarias a las Normas de Convivencia:

 

  1. Faltas injustificadas a clase.
  2. Retrasos injustificados.
  3. No hacer caso de las orientaciones e indicaciones de profesores y personal docente.
  4. Tratar con desconsideración o no respetar la dignidad, integridad, intimidad, ideas y creencias de los miembros de la comunidad escolar.
  5. No seguir con aprovechamiento los estudios o impedir el derecho a estudiar de sus compañeros.
  6. Utilizar incorrectamente o con descuido los bienes e instalaciones del centro.
  7. No respetar las pertenencias del resto de los miembros de la comunidad educativa.

 

 

B.- Serán conductas gravemente contrarias a las Normas de convivencia.

 

  1. Los actos de indisciplina, injuria u ofensas contra los miembros de la comunidad educativa.
  2. La reiteración, en un mismo curso, de conductas contrarias  a las Normas de Convivencia.
  3. La agresión Física o moral, o la discriminación grave contra los miembros de la comunidad escolar.
  4. La suplantación de personalidad y la falsificación o sustracción de documentos académicos.
  5. Los daños graves causados en los locales, material o documentos del centro o en los bienes de otros miembros de la comunidad educativa.
  6. Los actos injustificados que perturben gravemente el normal desarrollo de la actividad del centro.
  7. El incumplimiento de las sanciones impuestas.

 

 

C.- Las medidas correctoras de las conductas contrarias a las Normas de Convivencia:

 

En el Reglamento de Régimen Interior del Centro, el Título Once está referido a las conductas contrarias a las normas de convivencia:

 

A efectos de la gradación de las correcciones:

         Se considerarán circunstancias paliativas:

-         El reconocimiento espontáneo de su conducta incorrecta

-         La falta de intencionalidad

 

Se considerarán circunstancias acentuantes:

-         La premeditación y la reiteración

-         Causar daño, injuria u ofensa a los compañeros de menor edad o a los recién incorporados al centro.

-         Falta de respeto a cualquier profesor del Cemtro, respondiendo de forma injuriosa

-         Cualquier acto que atente contra el derecho reconocido el artículo 12.2 a del real decreto 732/1995 de 5 de mayo.

 

Podrán corregirse de acuerdo con lo dispuesto en este título, los actos contrarios a las normas de convivencia del centro realizados por los alumn@s en el recinto escolar o durante la realización de actividades complementarias y extraescolares. Igualmente, podrán corregirse las actuaciones del alumn@ que, aunque realizadas fuera del recinto escolar, estén motivadas o directamente relacionadas con la vida escolar y afecten a sus compañeros o a otros miembros de la comunidad escolar.

 

El Consejo Escolar del Centro supervisará el cumplimiento efectivo de las correcciones en los términos en que se hayan sido impuestas.

        

Las conductas contrarias a las normas de convivencia del Centro se corregirán con:

-          Amonestación

-          Comparecencia inmediata ante el Director.

-          Realización de trabajos específicos en horario no lectivo.

-          Realización de tareas que contribuyan a la mejora y desarrollo de las actividades del Centro o a las pertenencias de otros miembros de la comunidad educativa.

-          Suspensión del derecho a participar en actividades extraescolares o complementarias del Centro.

-          Cambio de grupo del alumno por un plazo máximo de una semana.

-          Suspensión del derecho de asistencia a determinadas clases por un plazo máximo de tres días. Durante el tiempo que dure la suspensión, el alumn@ deberá realizar los deberes o trabajos que se determinen para evitar la interrupción en el proceso formativo.

 

Serán competentes para decidir las correcciones previstas en el apartado anterior:

-          Los profesores del alumn@, oído éste, las correcciones que se establecen en los párrafos a), b), dando cuenta al tutor y al Director.

-          El tutor del alumn@, oído el alumn@ y su profesor o tutor, las correcciones previstas en los párrafos b),c), d), e) y f).

-          El Consejo Escolar, oído el alumn@, las establecidas en el párrafo g) y h) si bien podrá encomendar al Director la decisión correspondiente a tales correcciones.

 

Por acuerdo del Consejo Escolar del Centro, se encomienda al Director la decisión correspondiente a tales decisiones, dando cuenta al Consejo Escolar en la sesión más próxima.

  

El Director, oído el tutor y el equipo directivo, tomará decisiones tras oír al alumno y, a sus padres o representantes legales, en una comparecencia de la que se levantará acta. El Director aplicará la corrección prevista en el párrafo h) siempre que la conducta del alumn@ dificulte el normal desarrollo de las actividades educativas, debiendo comunicarlas inmediatamente al Consejo escolar.

 

El alumn@ o sus padres o representantes legales, podrán presentar una reclamación en el plazo de cuarenta y ocho horas contra las correcciones impuestas, correspondientes a los párrafos g), y h) ante el Director Provincial, cuya resolución pondrá fin a la vía administrativa.

 

No podrán corregirse las conductas gravemente perjudiciales para la convivencia en el Centro sin la previa instrucción de un expediente, que tras la recogida de la necesaria información, acuerde el Director del Centro, bien por iniciativa propia o bien a propuesta del Consejo Escolar del Centro.

 

Las conductas gravemente perjudiciales, así como la tramitación del expediente disciplinario si hubiese lugar se regirán por el Real Decreto 732/1995 de 5 de mayo por el que se establecen los derechos y deberes de los alumn@s y las normas de convivencia en los Centros.

 

 

 


 

5.- MECANISMOS PARA LA DIFUSIÓN, SEGUIMIENTO Y EVALUACIÓN DEL PLAN

 

         Los mecanismos de seguimiento y evaluación del Plan de Convivencia, se guiarán fundamentalmente por el Artículo IV de la Orden de la Consejería de Educación (ORDEN EDU/52/2005) DE 26 DE Enero, relativa al fomento de la convivencia en los centros docentes de Castilla y León, en concreto a lo referido a las actuaciones de seguimiento y de evaluación.

CENTRO

PROFESORADO

ACTIVIDADES

NOTICIAS

ENLACES