Normas de Ortografía

Revisadas con la nueva normativa de la REAL ACADEMIA DE LA LENGUA ESPAÑOLA 

Uso de las mayúsculas 

El empleo de mayúscula no exime de poner tilde cuando así lo exijan las reglas de acentuación.

La i y la j mayúsculas se escribirán sin punto: Inés, Javier.

El empleo de mayúsculas o minúsculas donde la norma exige lo contrario suele deberse a empleos de intención expresiva.

Se escriben con letra inicial mayúscula:

  1. Al comienzo de un escrito y después de punto.
  2. Todos los nombres propios y apellidos de personas, o nombres propios de animales, pueblos, capitales, provincias, naciones, ríos, mares, montes...
  3. Los atributos de Dios; los signos del Zodiaco; títulos de dignidad o autoridad y los colectivos que significan entidades o corporaciones.
  4. Nombres de órdenes religiosas, marcas comerciales, disciplinas científicas.
  5. El primero de los nombres latinos que designan especies de animales y plantas.
  6. Nombres de fechas o cómputos cronológicos, épocas, acontecimientos históricos, movimientos religiosos, políticos o culturales.
  7. Los tratamientos, especialmente cuando están abreviados. La palabra usted no debe llevar mayúscula cuando está escrita con todas sus letras.
  8. Los números romanos.
  9. Los nombres y adjetivos que forman el título de un libro, periódico o revista; sin embargo, en los títulos que no contengan nombres propios, es frecuente escribir con mayúscula sólo la primera palabra.
  10. La palabra que sigue a la fórmula de cortesía con que suele empezar una carta, una certificación, una instancia. Cuando después de dos puntos se dicen palabras textuales.
  11. Es frecuente, pero no indispensable, escribir con mayúscula la primera letra de cada verso.
  12. En los sobrenombres y apodos célebres. Normalmente se escribirán con minúscula los nombres de los días de la semana, de los meses, de las estaciones del año y de las notas musicales.
  13. Cuando haya que escribir con mayúscula una palabra que comienza por letra doble, sólo se hará en la primera de ellas.
  14. Cuando se escriben las siglas, todas ellas se escriben con mayúsculas si se separan entre sí por medio de punto; mientras que, si forman una palabra habitual sólo se escribe con mayúscula la primera.

Reglas de la g

La g tiene dos sonidos: uno velar sonoro y otro velar sordo.

Se escribirán con g:

  1. Los sonidos /ga/, /go/, /gu/. También cuando al sonido le sigue una consonante.
  2. Los sonidos /gue/, /gui/. Si la g y la u deben tener sonidos independientes ante e e i, la u deberá llevar diéresis: ü.
  3. Las palabras que comienzan por geo-, gest-. Las palabras que terminan en -gen, -gélico, -genario, -géneo, -génico, -genio, -génito, -gesimal, -gésimo, -gético, -giénico, -ginal, -gíneo, -ginoso, -gismo, -gia, -gio, -gión, -gional, -gionario, -gioso, -gírico, -ígena, -ígera. Las palabras derivadas y compuestas del griego logos.
  4. 4.- Los verbos terminados en -igerar, -ger, -gir.

Reglas de la b

Se escriben con b:

  1. Los verbos que terminan en -bir.
  2. Los verbos terminados en -aber.
  3. Los verbos cuyo infinitivo termina en -buir.
  4. Las terminaciones del pretérito imperfecto de indicativo de la primera conjugación.
  5. El pretérito imperfecto de indicativo del verbo ir.
  6. Las palabras que comienzan por bi-, bis-, biz-, que viene del latín y significa dos.
  7. Las palabras que empienzan por bien- o se componen de bene.
  8. Las palabras que comienzan por bibl-, bu-, bur-, bus-.
  9. Las palabras terminadas en -bundo, -bunda, -bilidad.
  10. Las sílabas bla, ble, bli, blo, blu, bra, bre, bri, bro, bru.
  11. Las palabras que comienzan por ab, ob, abs, obs.
  12. Las palabras que comienzan por bea-, menos las formas del verbo ver.
  13. Las palabras terminadas en -ílabo, -ílaba.
  14. Las palabras que comienzan por abo-, abu-.
  15. Las palabras que comienzan por las siguientes sílabas y a continuación de las mismas: tri-, tur-, nu-, su-, cu-, ca-, gar-, ver-, si-, al-, ur-, tu-, ti-, to-, ra-, ri-, tre-, gu-, lo-, so-, la-, car-, ta-, ro-, sa-, te-, tra-, ce-, ha-, he-, hi-, ho-, hu-, ru-.

Reglas de la v

Se escriben con v:

  1. Las palabras que comienzan por -ad.
  2. Los adjetivos terminados en -ava, -ave, -avo, -eva, -eve, -evo, -iva, -ivo.
  3. Los verbos terminados en -servar.
  4. Las formas de los verbos que no tienen b ni v en su infinitivo.
  5. Las palabras compuestas que comienzan por -vice, -villa, -villar.
  6. Las palabras terminadas en -viro, -vira, -ívoro, -ívora.
  7. Después de b, d y n.
  8. Las voces compuestas o derivadas de otras que llevan v.
  9. Las palabras que comienzan por ave-, eve-, eva-, evi-, evo-.
  10. Las palabras que comienzan por ven-, ver-, ves-, vis-.
  11. Las palabras que comienzan por las siguientes sílabas y a continuación inmediata de las mismas: di-, jo-, le-, en-, cla-, se-, con-, mo-, fa-, sal-, sel-, sil-, sol-, ne-, ni-, na-, no-, mal-, lla-, lle-, llo-, llu-, pra-, pre-, pri-, pro-, par-, per-, por-, ol-, pa-, pol-, de-, cal-, cur-.

Reglas de la j

Se escriben con j:

  1. Los sonidos /ja/, /jo/, /ju/.
  2. Las palabras con los sonidos /je/, /ji/ que no tienen g en su origen.
  3. Las palabras derivadas de otras que tienen j.
  4. Las palabras que terminan en -aje, -eje, sus compuestos y derivados.
  5. Las palabras que acaban en -jería.
  6. Las personas de los verbos cuyo infinitivo lleva esta letra.
  7. Las personas de los verbos en que por irregularidad entran los sonidos /je/, /ji/, sin que en los infinitivos haya g ni j.

El uso de la h

  1. Las palabras que comienzan por el diptongo hie- pueden escribirse como aparece antes o ye-, salvo que pueda, en este segundo caso, dar lugar a confusión.
  2. Las palabras que comienzan por el diptongo hue- se escribirán siempre con h; pero, en el caso de que una palabra relacionada con la familia léxica comience por o-, esta voz se escribirá sin la h.
  3. Las palabras que comienzan por hum- seguida de vocal se escriben con h.
  4. Las palabras que comienzan por hidro-, hidra-, hipo-, hiper-, se escriben con h.
  5. Las palabras que comienzan por los diptongos hia-, hui-, se escriben con h.
  6. Los verbos haber, hacer, hallar, hablar y habitar se escriben con h.
  7. Las palabras que comienzan por hosp- se escriben con h.
  8. Las palabras relacionadas con otras que llevan h se escriben con h, excepto en los casos de la regla segunda.
  9. Las palabras que en latín se escribían con f- inicial o que en castellano están relacionadas con otras que lleven la f- se escriben con h- inicial.
  10. Se escriben con -h- intercalada los vocablos «ahora», «ahorrar», «ahogar» y aquellos que llevan el diptongo ue precedido de otra vocal.
  11. Las palabras que comienzan por horr-, horm-, horn- se escriben con h.
  12. Se escriben con h las palabras que comienzan por holg-.
  13. Las palabras que comienzan por herm-, hern-.
  14. Las palabras que empiezan por za- o mo- seguidas de vocal se escriben con -h- intercalada.
  15. Los compuestos de hecto, hepta, hexa, hemi, helio.
  16. Las interjecciones ah, eh, hala, bah, hola, hu, huy, y el adverbio ahí.

Acerca de la rr y de la m

Acerca de la z

  1. Se escriben con -zc- la primera persona del singular del presente de indicativo y todo el presente de subjuntivo de los verbos irregulares terminados en -acer (menos hacer y sus derivados), -ecer, -ocer (menos cocer y sus derivados) y -ucir.
  2. Se escriben con -z final las palabras cuyo plural termina en -ces.

Acerca de la y

Se escriben con y:

  1. Las palabras que terminan con el sonido correspondiente a i precedido de una vocal con la que forma diptongo, o de dos con las que forma triptongo.
  2. La conjunción copulativa y. Esta conjunción toma la forma de e ante una palabra que empiece por el fonema vocálico correspondiente a i, salvo si esa i forma diptongo. No se tiene en cuenta la h- inicial.
  3. Las palabras que tienen el sonido palatal sonoro ante vocal, y especialmente:

Acerca de la ll

Se escriben con ll:

  1. Las palabras de uso general terminadas en -illa e -illo.
  2. La mayor parte de los verbos terminados en -illar, -ullar y -ullir.

Acerca de la x

Se escriben con x:

  1. Las palabras que empiezan por los elementos compositivos xeno-, xero- y xilo-.
  2. Las palabras que empiezan por la sílaba ex- seguida del grupo -pr-.
  3. Muchas palabras que comienzan por la sílaba ex- seguida del grupo -pl-.
  4. Las palabras que empiezan por los sufijos ex- y extra-.

Los dos puntos

  1. Después de los saludos con que empiezan las cartas se escriben dos puntos.
  2. Cuando se citan palabras textuales, se han de poner dos puntos antes del primer vocablo de la cita, que debe comenzar con mayúscula.
  3. Después de las palabras por ejemplo, verbigracia, a saber, son los siguientes, como sigue y otras semejantes.
  4. Cuando se sienta una proposición general y en seguida se comprueba y explica con otras oraciones, se las separa de éstas por medio de dos puntos.
  5. En los decretos y sentencias, bandos y edictos se ponen dos puntos al final de cada motivo o fundamento de la resolución, aunque éstos van en párrafo distinto y principian con letra mayúscula. En certificaciones y memoriales se ponen dos puntos antes de ciertos párrafos con letra inicial mayúscula.
  6. Antes de una enumeración.

De las dos rayas (=)

  1. Esta nota se usaba para dividir algunas palabras compuestas; actualmente se emplea a veces en las copias, para denotar que en el original se pasa a párrafo distinto.
  2. Es, además, símbolo matemático de igualdad. Con tal valor puede encontrarse en contextos no matemáticos.

De la raya (–)

  1. Este signo se emplea en los diálogos. Sin embargo, no se usa en el teatro, porque el nombre del personaje antepuesto al parlamento señala ya el propio diálogo y el cambio de personajes.
  2. Empléase también al principio y al fin de oraciones intercalares no pertenecientes al período cuyo decurso interrumpen.
  3. Sirve asimismo para indicar la palabra que se ha de entender suplida dentro de un mismo renglón.

El punto y coma

  1. Para dividir las diversas oraciones de una cláusula más o menos larga, que ya lleven una o más comas.
  2. En cláusulas de alguna extensión, antes de las conjunciones adversativas. Si son breves se pone coma.
  3. Cuando a una oración sigue, precedida de conjunción, otra que no tiene perfecto enlace con la anterior.
  4. Entre frases que indican un hecho y su consecuencia.
  5. En la correspondencia comercial, para separar cantidades.

Las comillas

Las comillas pueden utilizarse en lugar del subrayado:

  1. Para distinguir las palabras sobre las cuales quiere el que escribe llamar particularmente la atención del lector.
  2. Para señalar que la palabra o cita se encuentra en un idioma extranjero.
  3. Para indicar que la cita que se anota es literal.
  4. Para indicar títulos de libros o ejemplos que ocupen varios renglones.
  5. Las comillas simples se emplean en los mismos casos anteriores cuando lo que se quiere entrecomillar está situado en un texto más extenso y ya entrecomillado. O bien, para señalar el significado o la acepción de una palabra determinada.

La diéresis o crema

  1. El uso de la diéresis sólo es preceptivo para indicar que ha de pronunciarse la u en las combinaciones gue y gui: cigüeña
  2. En poesía tiene algún uso la crema o diéresis puesta sobre la vocal débil (o en la primera) de un diptongo, para deshacerlo y dar a la palabra una sílaba más.
  3. Puede usarse también la diéresis en aquellas palabras que, de no puntuarse con ella se pudieran pronunciar indebidamente.

El punto

  1. Empleamos el punto detrás de las abreviaturas.
  2. Usamos el punto cuando el período forma sentido completo; es decir, cuando la comprensión del período es total, sin quedar pendiente de otro período.
  3. Si la relación entre los dos períodos es grande; es decir, si los dos períodos están unidos por el mismo punto de vista, pondremos punto y seguido.
  4. Cuando la relación entre los dos períodos es pequeña, cuando no existe relación, o cuando se ven distintos puntos de vista, lo señalaremos con punto y aparte.
  5. Al acabar un escrito o una división importante de un texto, pondremos el punto que denominamos punto final.
  6. En los diálogos, cada frase literal -en estilo directo- de un personaje, va en línea separada y acaba en punto y aparte.

A menudo es necesario combinar el punto con otros signos que también cierran períodos, como son los paréntesis o las comillas. En estos casos, se coloca el punto siempre detrás de las comillas, corchetes o paréntesis de cierre.

La coma (,)

  1. Se emplea en las enumeraciones para separar dos o más partes de la oración, seguidas y de la misma clase. Cuando el último elemento de la enumeración va unido al anterior por medio de conjunción copulativa se suprime entre ellos la coma.
  2. Para separar las oraciones de una cláusula vayan o no precedidas de conjunción.
  3. El nombre en vocativo lleva coma detrás si va la principio de la frase; si está intercalado en la oración, llevará antes y después.
  4. Cuando una oración se interrumpe para intercalar en ella una frase que aclara o amplía lo que se está diciendo, esta frase, que suspende momentáneamente el relato principal, se encierra entre dos comas.
  5. Suelen ir entre comas las expresiones siguientes: esto es, es decir, de manera, en fin, por último, por consiguiente, sin embargo, no obstante y otras parecidas.
  6. Cuando se invierte el orden regular de las oraciones de las cláusulas, adelantando lo que debía ir después, debe ponerse una coma al final de la parte que se anticipa.
  7. Nunca debe ponerse coma entre el sujeto y el núcleo del predicado si van inmediatamente seguidos.
  8. La aposición y las proposiciones subordinadas adjetivas explicativas aparecerán siempre entre comas.
  9. La ausencia o supresión del verbo en una oración se suple por medio de una coma.
  10. Se escribe coma delante de las conjunciones adversativas cuando éstas introducen una proposición breve y sin comas intermedias.
  11. Hay coma detrás de una palabra que se repite a continuación para explicar algo de ella.

Los puntos suspensivos (...)

  1. Cuando existe contraste entre dos períodos y queremos producir un efecto de ironía, separamos los dos por medio de los puntos suspensivos.
  2. Después de puntos suspensivos se escribe con mayúscula si comienza frase.
  3. Se usan puntos suspensivos cuando se quiere interrumpir un período, por creer innecesaria su continuación. Equivale entonces a etcétera, y así sucesivamente y otras.
  4. También se utilizan cuando se realizan citas incompletas.
  5. Se usan los puntos suspensivos, si en una cláusula se necesita pararse un poco, expresando temor o duda, o para sorprender al lector con lo inesperado de la salida.
  6. Se emplean los puntos suspensivos para provocar -como efecto de estilo- una suspensión de ánimo en el lector.
  7. Se señala con ellos que el hablante se interrumpe, o que habla intermitentemente, o que es interrumpido por su interlocutor.
  8. Detrás de los puntos suspensivos puede aparecer otro signo de puntuación distinto, pero nunca el punto.

Tras los puntos suspensivos no se escribe nunca punto. Sin embargo, sí pueden colocarse otros signos de puntuación, como la coma, el punto y coma y los dos puntos.

Los signos de interrogación o exclamación se escriben delante o detrás de los puntos suspensivos, dependiendo de que el enunciado que encierran esté completo o incompleto.

Tanto la coma, el punto y coma y los dos puntos como los signos de interrogación y exclamación se escribirán inmediatamente, sin un espacio que los separe de los puntos suspensivos.

El paréntesis ()

Se usan los paréntesis en los siguientes casos:

  1. Cuando se interrumpe el sentido y giro del discurso con una oración aclaratoria o incidental y ésta es larga o tiene conexión escasa con lo anterior.
  2. El signo de puntuación que correspondería ir inmediatamente antes del paréntesis irá colocado inmediatamente después.
  3. Dentro del paréntesis pueden ir otros signos de puntuación.
  4. Cuando el paréntesis termina la cláusula de que depende, el punto correspondiente irá fuera.
  5. En los datos que complementan un texto, como número de la página, fechas de nacimiento y muerte de autores, provincia a que pertenece un pueblo...
  6. En la correspondencia comercial cuando se añade a la cantidad en letras la cantidad en números.
  7. En las traducciones de palabras extranjeras o que necesitan aclaración.
  8. Se emplea un sólo paréntesis para indicar las distintas partes de un tema que se señalan con una letra o con un número.
  9. En las obras dramáticas, las indicaciones para la representación o acotaciones. También cuando un personaje habla para el público, pero no a otros personajes (lo que se llama "aparte").
  10. Existe un paréntesis especial llamado corchete o paréntesis cuadrado [ ], que se utiliza para indicar que algo falta en un original y se suple conjeturalmente.

Signos de interrogación y exclamación (¿? y ¡!)

  1. Estos signos deben ponerse al principio y al fin de la oración que deba llevarlos.
  2. Si las oraciones con interrogación o exclamación son varias, breves y seguidas, si se ponen otros signos de puntuación intermedios no debe comenzar con mayúscula más que la primera.
  3. El signo de principio de interrogación o admiración se ha de colocar donde empieza la pregunta o el sentido admirativo, aunque allí no comience el período.
  4. Cuando lo escrito después de la interrogación o admiración es complemento de la pregunta o de la frase exclamativa, debe comenzar con letra minúscula y poner otro signo de puntuación distinto del punto en medio.
  5. A veces una frase es a la vez interrogativa y exclamativa. En este caso puede ponerse el signo de admiración al principio y el de interrogación al final, o viceversa.
  6. Las oraciones interrogativas indirectas que dependen de un verbo (saber, conocer, presumir...), no llevan los signos de interrogación.
  7. Los signos de admiración se utilizan en oraciones admirativas, exhortativas e imperativas que posean una gran afectividad, incluyendo en este grupo las interjecciones cuando van solas.

El guión (-)

Cada vocablo de por sí, ya simple, ya compuesto, se ha de escribir aislado, o con entera separación del que le preceda o siga.

En la escritura hay necesidad muchas veces de dividir una palabra, y entonces se ha de observar lo siguiente:

  1. Cuando al fin de renglón no cabe una palabra, se escribirá sólo una parte, la cual ha de formar siempre sílaba cabal.

Esto no obstante, cuando un compuesto sea claramente analizable como formado de palabras que por sí solas tienen uso en la lengua, o de una de estas palabras y un prefijo, será potestativo dividir el compuesto separando sus componentes, aunque no coincida la división con el silabeo del compuesto.

  1. Como cualquier diptongo o triptongo no forma sino una sílaba, no deben dividirse las letras que lo componen.
  2. Cuando la primera o la última sílaba de una palabra fuera una vocal, se evitará poner esa letra al fin o al principio de renglón.
  3. Cuando al dividir una palabra por sus sílabas haya de quedar en principio de línea una h precedida de consonante, se dejará ésta al final de renglón y se comenzará el siguiente con la h.
  4. En las dicciones compuestas de preposición castellana o latina, cuando después de ella venga una s y otra consonante además, se han de dividir las sílabas agregando la s a la preposición.
  5. La ch, la ll y la rr, letras simples en su pronunciación y compuestas en su figura, no se desunirán jamás.
  6. Cuando los gentilicios de dos pueblos o territorios forman un compuesto aplicable a una tercera entidad geográfica o política en la que se han fundido los caracteres de ambos pueblos o territorios, dicho compuesto se escribirá sin separación de sus elementos. En los demás casos, se unen con guión.
  7. Los compuestos de nueva creación en que entren dos ajetivos, el primero de los cuales conserva invariable la terminación masculina singular, mientras el segundo concuerda en género y número con el sustantivo correspondiente, se escribirán uniendo con guión dichos adjetivos.

La barra (/)

Tiene los siguientes usos:

  1. Sirve para señalar el límite de los versos en los textos poéticos reproducidos en línea seguida. En este caso se escribe entre espacios.
  2. En algunas transcripciones de textos, se utiliza para señalar el cambio de línea en el original y también se escribe entre espacios.
  3. Tiene valor preposicional en expresiones como 120 km/h. En este uso se escribe sin separación alguna de los signos gráficos que une.
  4. Colocada entre dos palabras o entre una palabra y un morfemas puede indicar también la existencia de dos o más opciones posibles. En este caso no se escribe entre espacios.
  5. Forma parte de abreviaturas como c/ (por calle).

El signo de párrafo (§)

El signo de párrafo (§) se emplea, seguido de un número, para indicar divisiones internas dentro de los capítulos, y para las remisiones y citas de estas mismas divisiones.

El asterisco (*)

El asterisco (*) es un signo en forma de estrella que se utiliza con estas funciones:

  1. Como signo de llamada de nota al margen o a pie de página dentro de un texto. En este caso se pueden situar uno, dos, tres y hasta cuatro asteriscos en llamadas sucesivas dentro de una misma página. En ocasiones estos asteriscos se encierran entre paréntesis.
  2. Se antepone a una palabra o expresión para señalar su incorrección, bien en su uso o bien en su ortografía. Ejemplo: *a grosso modo (forma correcta: grosso modo).
  3. En Lingüística histórica, antepuesto a una palabra, indica que se trata de un vocablo hipotético, resultado de una reconstrucción.
  4. El asterisco puede tener también otros valores circunstanciales especificados en un escrito o publicación concretos.

Llaves

Las llaves { } constituyen un signo doble que encierra texto, aunque también se pueden utilizar de forma aislada.

En ambos casos, estos signos se utilizan en cuadros sinópticos y esquemas para agrupar opciones diferentes, establecer clasificaciones, desarrollar lo expresado inmediatamente antes o después, etc.

Separación de sílabas

  1. Las palabras pueden ser, según el número de sílabas, monosílabas, bisílabas, trisílabas...
  2. Los fonemas de una sílaba pueden variar de uno a cinco.
  3. Toda sílaba debe llevar una vocal. Puede tener dos (diptongo) o tres (triptongo).
  4. Una consonante entre vocales forma sílaba con la segunda vocal.
  5. Cualquiera de las consonantes p, b, c, g o f seguidas de l o r forman sílaba con la vocal siguiente. Lo msimo que t o d seguidas de r.
  6. En los demás grupos consonánticos dobles, la primera consonante se agrupa con la vocal anterior, y la segunda con la posterior.
  7. Entre tres consonantes, las dos primeras se unen a la vocal anterior, y la tercera, a la posterior. Todo ello salvo que exista un grupo del quinto apartado.
  8. El resto de las normas para la separación de sílabas se encuentra en el apartado «Guión».

La acentuación en castellano

Tanto los acentos prosódicos como los acentos ortográficos se sitúan siempre sobre una vocal (mayúscula o minúscula). En ocasiones, la sílaba en que se encuentra el acento puede estar compuesta por dos vocales (diptongo) o por tres vocales (triptongo). En castellano el diptongo es la unión de dos vocales: una fuerte (a, e, o) y una débil (i, u), una débil y una fuerte, o las dos débiles. Los diptongos castellanos son:

Crecientes

Indecisos

Decrecientes

ia

iu

ai

ie

ui

ei

io

 

oi

ua

 

au

ue

 

eu

uo

 

ou

El triptongo es la unión de tres vocales: una débil, una fuerte y otra débil. En castellano existen fundamentalmente los siguientes: iai, iei, uai, uei.

Si el diptongo queda roto porque el acento recayera sobre la vocal débil, se cuenta una sílaba más y se denomina hiato. Por tanto, para que exista el diptongo, el acento no recaerá en ningún caso sobre su vocal débil: recae en la vocal fuerte o en otra sílaba.

Por lo tanto, debemos tener en cuenta en las reglas de acentuación la presencia de diptongos y triptongos.

Reglas generales

  1. Se acentúan las palabras agudas de dos o más sílabas que acaban en vocal o en consonante n o s, salvo que terminen en -s precedida de otra consonante o en -y.
  2. Se acentúan las palabras llanas que acaban en consonante que no sea ni n ni s; también se acentúan las llanas que terminan en -s precedidas de otra consonante o en -y.
  3. Se acentúan sin excepción todas las palabras esdrújulas y sobreesdrújulas.
  4. Algunas palabras son átonas fonéticamente y no se acentúan en ningún caso: artículos, preposiciones, conjunciones...

Reglas generales de diptongo y triptongo.

  1. Cuando se produce hiato en un diptongo o en un triptongo, la vocal débil se acentúa aun en contra de las reglas generales.
  2. En el caso del diptongo indeciso, solo se acentúa en la segunda vocali en caso de que deba llevar tilde.
  3. Cuando el diptongo o triptongo decrecientes terminan sílaba y palabra, en el caso de la i se escribe y, y ni en el caso de ser aguda se acentúa.
  4. Los verbos de la tercera conjugación que tienen en su raíz una vocal fuerte junto a la terminación se escriben con acento para formar hiato.
  5. A efectos de diptongo, triptongo o hiato, la -h- intercalada, por ser muda, no impide la unión de las vocales.

Reglas especiales de los monosílabos.

  1. Como regla general, los monosílabos no se acentúan; pero, caso de que una misma (o parecida) pronunciación tengan dos significados y orígenes distintos (palabras homófonas), se acentúa aquella forma que corresponda a la categoría gramatical demás importancia semántica:

(pronombre)

tu (adjetivo)

(pronombre)

mi (adjetivo)

él (pronombre)

el (artículo)

(verbo)

de (preposición)

(sustantivo)

te (pronombre)

más (adverbio)

mas (conjunción)

(pronombre y adverbio)

si (conjunción)

(verbo)

se (pronombre)

ó (disyuntiva entre cifras)

o (en los demás casos)

aún (significa todavía)

aun (significa incluso).

  1. En ocasiones el monosílabo no ofrece esta posibilidad, porque cualquier contexto oracional excluye la posibilidad de confusión.
  2. Hay palabras aparentemente monosílabas a causa de un posible diptongo, pero que en la pronunciación habitual realizamos como hiato y bisílaba, y siguen, por tanto, las reglas generales.
  3. Los verbos monosílabos no se acentúan, excepto en los casos ya expuestos.

Reglas especiales de los demostrativos.

  1. Los adjetivos demostrativos no llevan acento, debido a las reglas generales.
  2. Los pronombres demostrativos se acentúan para distinguirlos de los adjetivos si existe riesgo de ambigüedad.
  3. Los pronombres demostrativos de lejanía no es necesario acentuarlos.
  4. Los pronombres demostrativos neutros no se acentúan, puesto que no pueden confundirse con adjetivos.

Reglas especiales de los adverbios.

  1. El adverbio solo se acentúa para distinguirlo del adjetivo solo si se percibe riesgo de ambigüedad.
  2. Los adverbios terminados en -mente se acentúan si el adjetivo originario se acentúa.
  3. Cuando aun forma parte de la locución conjuntiva aun cuando se escribe sin tilde.

Reglas especiales de los interrogativos y exclamativos.

  1. Las partículas interrogativas y exclamativas son: qué, cuál, cuáles, quién, quiénes, dónde (con o sin preposición), cuándo, cómo, cuánto, cuánta, cuántos, cuántas, por qué.
  2. Si están en interrogación directa o en interrogación indirecta o en exclamación, se acentúan.
  3. En los demás casos no llevan acento.
  4. La unión de la preposición por y la partícula que tiene cuatro posibles formas de escribirse:

Reglas especiales de los verbos.

Las formas verbales con pronombres enclíticos llevan tilde o no de acuerdo con las normas generales de acentuación. Las palabras de este tipo que ya no funcionan como verbos, así como las compuestas por verbo más pronombre enclítico más complemento, siguen también, en cuanto al uso de la tilde, las normas generales.

Reglas especiales de las palabras compuestas.

Las palabras compuestas pueden escribirse ortográficamente de dos maneras: con guión o sin él.

  1. En el primer caso se acentúa cada parte de la palabra separada por guión de acuerdo con las demás reglas.
  2. En el caso de escribirse sin guión, se acentuará solo el último componente, si así lo señalan las reglas generales.

Reglas generales de los nombres propios.

  1. Los nombres propios españoles se acentúan de acuerdo con las normas del castellano.
  2. Los nombres propios extranjeros pueden acentuarse como en su idioma original o siguiendo las normas ortográficas españolas.

Reglas especiales de las palabras extranjeras.

  1. Las palabras extranjeras se acentuarán de acuerdo con las normas castellanas de acentuación cuando están adaptadas fonéticamente a nuestro idioma.
  2. Las palabras importadas directamente del latín, como cultismos o tecnicismos, llevarán acento según las normas generales.

p